17/3/19

Carlos Fernandes: "He trabajado cada día para estar preparado"

Conversamos con el mítico guardameta Carlos Fernandes, reciente incorporación de AD Limianos, club que disputa la Serie A del Campeonato de Portugal. 


Associação Desportiva Os Limianos es el 13º equipo como senior en la carrera de Carlos Fernandes (Kinshasa, 1979), guardameta internacional con la selección de Angola y que disputó a un gran nivel la temporada pasada con Vilafranquense.

Con unos 400 partidos disputados de manera oficial a lo largo de casi 20 temporadas en activo, Carlos Fernandes ha conquistado 4 títulos oficiales (entre ellos la liga rumana con Steaua) y ha disputado competiciones como son la Champions League, la Europa League y la Copa de África de Naciones. 

En su historial también destaca su paso por Río Ave o Boavista en Portugal y por los campeonatos de Turquía e Irán, competiciones que jugó a servicio de Bucaspor y Foolad FC, respectivamente. 

Tras meses de trabajo en solitario, en la actualidad está recogiendo los frutos de tal esfuerzo al ocupar la meta de Limianos prácticamente desde su llegada, dejando su meta a 0 ya en su segundo partido. Dada su experiencia y nivel, se antoja fundamental para que el club de Ponte do Lima alcance la permanencia. 

A continuación les dejo con sus palabras:

Fue anunciado el 18 de febrero y ya fue titular apenas 15 días después, ¿cómo ha conseguido mantener la forma todos estos meses?

Conseguí mantener la forma trabajado todos los días, haciendo gimnasio y, una vez por semana, haciendo entrenamiento de portería con la ayuda de un preparador de guardametas.

El equipo está luchando por mantener la categoría, ¿qué objetivo se marca?

Pues ese precisamente, lo que busco al llegar a Limianos es asegurar la permanencia.

Ya consiguió una clean sheet en el 2º partido disputado, cómo se siente al lograrlo después de unos meses tan complicados?

Me siento tranquilo porque esa es mi función. Aunque no sea fácil y con la ayuda de todo el equipo, fuimos felices en mantener la portería a cero.  
Es para eso que trabajamos todos los días con ahínco.