25/11/18

Cintia Cortés: "En nuestro trabajo no hay separación entre educar y formar futbolistas"

Entrevista exclusiva a Cintia Cortés educadora y técnica principal de Sevilla FC Infantil Femenino, recientemente destacada por el Comité de Entrenadores de la Real Federación Andaluza.


Cintia Cortés (Alcalá de Guadaira, 1990) es actualmente entrenadora de Sevilla FC Femenino, en el conjunto infantil uno de los equipos de referencia en toda la provincia, de hecho, recientemente el Comité de Entrenadores de la Real Federación Andaluza de Fútbol distinguió su labor en la temporada 2017/18.

Sin haber cumplido los 30 años, da la sensación de que ha aprovechado bien el tiempo o que ha vivido más de una vida: futbolista, entrenadora, diplomada en magisterio, licenciada en INEF, máster en Educación... Como vemos su curriculum es difícil de igualar.

Oyéndola hablar es fácil entender sus convicciones, que van mucho más allá de ganar partidos o conquistar títulos, siendo esto algo que marca la diferencia en su trabajo, llevándolo a un punto de motivación máximo. 

Y es que, como es su caso, los educadores tienen la suerte de no poder separar la persona de la faceta profesional, algo que se precisa en otros muchos ámbitos. Esto hace que su desarrollo como maestros va siempre acompañado de cierto enriquecimiento personal, algo que se hace evidente en sus interacciones. 

"Es que quiero sacar / de ti tu mejor tú", este verso de Pedro Salinas en La voz a ti debida, resume el momento profesional y vital por el que está pasando Cintia Cortés y en el que hemos hecho la entrevista, a continuación les dejo con sus palabras:

¿Cómo podría explicar en qué consiste su trabajo en la Ciudad Deportiva con el equipo infantil femenino?

Más allá de lo que se ve, teniendo en cuenta que entrenamos durante hora y media varios días a la semana y que comunicamos la convocatoria el jueves y que jugamos los fines de semana, hay un gran trabajo detrás, de planificación y de comunicación con mi compañera Paula Naranjo y David Losada, nuestro coordinador.  

El equipo es una de las referencias de la categoría...

Por suerte o por desgracia, más bien por desgracia, disputamos una liga en la que Sevilla y Betis estamos bastante lejos del resto de competidores. Cuando jugamos con el eterno rival es cuando competimos plenamente. 
El resto de encuentros tienen un desenlace que nos permite  trabajar cuestiones más allá del resultado, como es el nivel y el rendimiento. 

Aquí podemos detenernos en un punto de debate en el fútbol base. Como son los resultados tan abultados que se dan en diversas situaciones. Se habla por ejemplo de dejar de contabilizar goles llegados a un determinado marcador...

"Pensar es cambiar de forma de pensar", esa es una frase que me gusta mucho. Inicialmente me posicionaba de manera diferente ahora. Vamos a argumentar mi postura, por ejemplo, ¿es antideportivo competir al máximo al llegar a un marcador o lo es no hacerlo? 
Si lo hago, puede que te esté respetando como rival, y puedo menospreciarte si bajo la intensidad... Al final cada uno debe buscar su punto óptimo y en nuestro caso, al llegar a un determinado marcador aflojamos un poco.
En cualquier caso, es un tema complejo y hagas lo que hagas te van a criticar, lo importante es ser fiel a tus principios.
No debemos olvidar que los niños y las niñas van a jugar, sin pensar en mucho más, yo misma pierdo la cuenta del numero de goles marcados, al igual que todos. Es más lo que se crea fuera que lo que le llega a los jugadores y jugadores. 
También es importante que aprendan que hay equipos de diferentes niveles y que un equipo mejor que el tuyo te puede ganar y puedes aspirar a mejorar. 
"El nivel al que se llega en las gradas del fútbol base en ocasiones es una lacra" 

Ha comentado sobre los padres o el público en general que es otro tema de debate, que es el ambiente en partidos de fútbol base, ¿ha vivido alguna mala experiencia en ese sentido?

He entrenado en Sevilla FC y en Híspalis y en ambos casos ha habido momentos en los que he dejado el banquillo para pedir al público que cambie de actitud.
Me parece vergonzoso el nivel al que se llega en ocasiones. Desde luego que es lamentable y que supone una lacra para el deporte.
A parte de que les presiona y  les afecta jugando, piensa que son sus padres y sus madres y que son sus referentes y verlos en determinadas situaciones en una grada dentro de 15 años voy a reproducirlo. O por ejemplo, con qué autoridad voy a pedirle a mis jugadoras que respeten al árbitro si ven en la grada como no se hace, es algo que desacredita mi trabajo.
No debemos olvidar que entrenamos a un equipo de fútbol, pero también estamos educando y formando a personas cívicas, consecuentes y coherentes. Además de a buenos futbolistas, aspiro a formar a personas.  

¿Hasta que punto puede separar su labor con entrenadora o educadora?

Esa separación no existe, el fútbol es la vida y la vida es el fútbol. He vivido muchas cosas en el fútbol que me han servido en otras situaciones y que te van curtiendo. 
Es importante transmitir valores positivos, porque como tu eres en el vestuario vas a serlo fuera de él.  
Yo no concibo a una futbolista que sea una persona maleducada, hablando por mí misma y  porque estamos representado a un club como es el nuestro.

"No concibo los premios individuales en un deporte colectivo como es el fútbol" 

Con su experiencia, ¿qué es lo mejor que vive en su trabajo?

La satisfacción de ver a tus jugadoras como avanzan y aprenden, así como, valorar el nivel en el que se está al principio de temporada y como se está al finalizarla. 
Del mismo modo, se disfruta al ver a jugadoras que se han formado conmigo y van progresando en sus diferentes etapas, como es el caso de Olga o el de Rocío que hoy en día están en el primer equipo y que trabajaron conmigo en mi primer año en el equipo. Es una satisfacción muy grande.

En los dos casos mencionados, ¿se podía adivinar el nivel en el que están actualmente?

Tenían muchas cualidades, al igual que jugadoras que no han llegado, si bien ambas han destacado siempre mucho y eran referentes en los equipos a lo largo del tiempo. 
No debemos olvidar que es difícil llegar, pero más aún mantenerse en la élite. Como decía Ramón Quintana, preparador físíco y uno de mis profesores. Hay muchas cuestiones que te dificultan el seguir en el máximo nivel.

Al igual que ha comentado que es lo mejor de su trabajo, ¿qué es lo más complicado?

Lo peor, sin duda, es cuando tienes que enfrentarte a la situación de comunicarle a una futbolista que no sigue con nosotros. El hecho de que una futbolista sea más o menos adecuada para Sevilla FC no tiene nada que ver con el cariño o la relación que tengas con ella, por lo que, es algo muy complicado. 

Valorando la situación actual de la modalidad, ¿cuál piensa que es la clave de la evolución que estamos viviendo en los últimos tiempos?

Para desarrollarme en este mundo siendo mujer he tenido dificultades, como en mis comienzos cuando no pude jugar en ningún equipo siendo niña. 
Hasta que no comencé en una escuela precisamente de Sevilla FC, con 15 años no pude hacerlo de una manera más organizada. 
Hasta los 17 años no estuve federada, que es algo muy diferente a lo que vivimos ahora, que tenemos a chicas muy jóvenes con nosotros. 
Es verdad que tenemos menos jugadoras, pero el cambio en la sociedad en cuanto a que la mujer está a nivel muy similar al hombre en referencia al mercado laboral y la búsqueda de la paridad ha llevado al fútbol de la mano. 
Profesionalmente no estamos al mismo nivel, por ejemplo en mi caso busco la estabilidad laboral que el fútbol femenino, a largo plazo, no te permite. Una vez que se acaba el fútbol debemos ir más allá.

 "No ha sido fácil realizarme en el mundo del fútbol siendo mujer"

Teniendo en cuenta su trayectoria, ¿cómo ha conseguido organizarse para prepararse a este nivel con varias carreras, idiomas, estudios de máster...?

Hay tiempo para todo. A veces escucho que hay niñas que dejan el fútbol por los estudios y pienso en mi caso, que he estado en la universidad, entrenando y jugando a la vez y siempre iba al día con mis estudios.
Es cuestión de organizarse y hoy en día hay algunas cuestiones que hacen que todo el mundo se distraiga. Le dedicamos mucho tiempo al móvil a los videojuegos y al final es cuestión de preferencias, quieres entrenar y jugar al fútbol, pues tienes que estudiar. 
Si el tiempo de estudio se lo quieres dedicar a otras cosas, seguramente tengas que dejar el fútbol, pero el fútbol no es la causa. 

Hace poco fue reconocida por su trabajo en la temporada pasada, ¿cómo se siente?

La verdad es que me sentí orgullosa, pero le decía a mis jugadoras y a mis alumnos recientemente que es complicado que en un deporte como el nuestro se den premios individuales, cuando todo es cuestión de un trabajo colectivo. 
Es verdad que los equipos brillarían menos sin individualidades, pero éstas también se favorecen del trabajo colectivo. 

Al margen de su trabajo, al cabo de los años, ¿sigue disfrutando de ver fútbol como espectadora?

Es verdad que lo veo de otra manera. Como socia, antes vivía los partidos de otra manera en el Sánchez Pizjúan, ahora lo analizo mucho más todo. Como los comportamientos o los ejercicios que hacen durante el calentamiento.

"Antonio Baeza y Manolo Pineda son dos de mis referentes"

Para terminar, ¿cuáles son las personas que le marcaron en sus inicios y puedan pensar en ellas como referentes?

Pienso que Antonio Baeza, que me entrenó en Híspalis en liga nacional. Era una persona muy pura, muy de verdad. Trabajamos juntos siendo muy joven y algunas cosas me las he llevado para mi labor y otras he sabido que no las iba a utilizar. 
Yo estaba saliendo del cascarón y  viví muchas experiencias con él, es muy buena persona y eso lo llevaba a su vestuario. 
También tengo que referirme a Manolo Pineda, que cuando llegué a Sevilla FC, hice prácticas con Fran Licera, que era mi tutor y trabajaban juntos. Aprendí mucho de su estilo, de cómo se dirigía a sus futbolistas, de una manera muy franca y muy sincera.