23/3/18

Ricardo Andrade: "Sigo aprendiendo cada día"

Tras anunciar su retirada como futbolista profesional al finalizar el curso 2016-17, Ricardo Andrade prosigue su andadura como entrenador de guardametas en Colombia, en Millonarios, histórico equipo de Bogotá.



Ricardo Andrade (Quissamã, 1977), desarrolló la segunda parte de su carrera en Portugal, tras jugar principalmente en Brasil, aunque también acumuló experiencia en Paraguay y Vietnam. En equipos como Moreirense, Tondela o Pinhalnovense, disputó todas las categorías profesionales lusas entre 2009 y 2017 y jugó cerca de 200 partidos oficiales. 

En su última experiencia profesional, Pinhalnovense, Ricardo Andrade compaginó el trabajo como preparador de guardametas del equipo junior con el de portero del equipo principal, faceta que le ha llevado a integrar el cuerpo técnico de Millonarios de Bogotá actualmente. 

Con el objetivo de mejorar las performances de guardametas que hasta ahora han desarrollados trabajos muy específicos, su trabajo, quién sabe, puede llevar a jóvenes jugadores a Europa gracias a diversificar la preparación para completar el perfil de sus jugadores. 

Un autentico apasionado de su trabajo, Ricardo Andrade tiene cada día el objetivo de aprender y mejorar cada día. Lo tenía como futbolista y actualmente, como técnico, esta cuestión es aún más clara. 

A continuación les dejo con la entrevista:

Tras una carrera muy asentada en Portugal, ¿cómo surge la oportunidad de ir a Colombia?

Surgió al recibir la invitación de Antonio Carraça, que trabajó mucho tiempo en SL Benfica y que era el director de Pinhalnovense, y que tiene una función directiva en Millonarios FC, un club muy importante en Colombia.

¿Qué responsabilidad tienen en su nuevo equipo?

Trabajo como preparador de porteros del equipo b, pero también colaboro en toda la estructura de la formación. 
Hay buenos guardametas en Millonarios FC, con un buen futuro, si bien hay que mejorar algunos aspectos para jugar en Europa, y para eso estamos, una vez que son realmente líderes. 


¿Es muy diferente el guardameta colombiano del portugués en el contexto de su trabajo?

La principal cuestión que estoy trabajando es no entender a un equipo como 10 jugadores y un guardameta, sino interpretarlo como un colectivo en el que no debe haber diferencias a la hora de entender el juego. 
Estamos intentando implementar la percepción de que el equipo lo forman 11 jugadores, sabiendo que no es una cuestión de calidad, ya que, los guardametas con los que trabajo tienen calidad de sobra. Por lo que mi principal labor es hacer un cambio de mentalidad en el trabajo.
¿Qué balance puede hacer hasta ahora de su experiencia en Colombia?

Tranquilo, con cosas que van a mejorar con el trabajo, pero como siempre seguimos aprendiendo y seguimos ayudando. En estos seis meses estoy trayendo la mentalidad europea y estoy recibiendo la colombiana. 
¿Qué es lo que más está disfrutando?

Pienso que la gente, es muy amable y muy educada. En términos de trabajo me encuentro con personas que quieren aprender y esto es algo muy importante. Además tienen curiosidad por saber cómo se desarrolla su profesión en Europa. 
Yo hablo siempre con sinceridad, siempre aprendiendo y al conocer la realidad del fútbol sudamericano y portugués puedo transmitir mucho.

Para terminar una pregunta de algo que ya hemos hablado alguna vez, ¿hasta que punto es importante llegar a cabo una preparación específica para los guardametas?

Es fundamental, si mira a cualquier gran equipo, verá que todo empieza por un gran guardameta. Tuve la felicidad de entrenar con Ederson, ahora en Manchester City, y estábamos hablando de este tema. 
No se trata de encontrar a una persona que "patee el balón", sino que se trata de que planificar, innovar, que esté en contacto con el entrenador principal, para entender el fútbol de la misma manera.