15/9/17

Priscila Borja: "Siempre busqué mejorar como jugadora y como persona"

Entrevista exclusiva a Priscila Borja, atacante enrolada en el Real Betis, equipo que compite en la Liga Iberdrola, la primera división femenina.


La llegada de Priscila Borja (Alcalá de Guadaira, 1985) al Real Betis ha sido una de las noticias de mayor impacto en el contexto de la Liga Iberdrola

Lo hace tras una etapa muy importante en el Atlético de Madrid, equipo con el que conquistó la la liga y la copa y del que es la máxima goleadora histórica en la máxima categoría (con 107 dianas).

Internacional con España, ha jugado una Eurocopa y un Mundial, tiene experiencia en la Champions League, tras jugar en el CD Híspalis en Sevilla, ha completado un periplo de 15 años en los que ha jugado en Sabadell (2002 - 2005), Estudiantes Huelva (2005 - 2006), Puebla Extremadura (2006 - 2008), Sporting Huelva (2008 - 2009) y Rayo Vallecano (2013 - 2014), además de en el club colchonero en dos etapas (2009-2013 y 2014-2017). 

Fuerte, talentosa, influyente e intensa es, sin duda, una de las estrellas de la modalidad en el momento actual y a la vez es una precursora, aunque esquiva esta etiqueta, del fútbol femenino en España a nivel profesional.

En el Real Betis es una de las líderes de un equipo que puede ser una de las sensaciones del campeonato tras lograr la permanencia de manera holgada en el curso pasado

Con imágenes de Andsalcor, les dejo con la entrevista:



Vuelve a jugar en Sevilla 15 años después de dejar CD Híspalis, ¿ha cambiado mucho la modalidad desde entonces en la ciudad?

No tanto, pero hay algunos cambios. Yo dejé la ciudad para mejorar deportivamente, ya que, encontramos mejores condiciones fuera de Andalucía. Es cierto que hemos avanzado, pero todavía tenemos que mejorar.
En cualquier caso, hemos mejorado en cuanto a infraestructuras, seguidores y cualificación de las jugadoras y de los técnicos.

Siendo una de las mejores jugadoras de la Liga Iberdrola en los últimos años, ¿cómo surge jugar en el Real Betis?

La verdad es que necesitaba cambiar. Tras una etapa en el Atlético en la que siempre he buscado mejorar como jugadora, como persona y conseguir títulos, pienso que ya había cubierto una etapa.  
Tras tomar la decisión, el Betis se interesó por mí y, la verdad es que, me llamó mucho la atención, ya que es el que siempre ha sido mi equipo y que viene de hacer un gran trabajo en su primer año en primera. 

El hecho de que saliera del Atlético de Madrid fue sorpresivo y que llegara al Real Betis, en positivo, fue una bomba...

Mucha gente sigue preguntándome la razón de mi marcha y la decisión no ha sido solamente mía, ya que el cuerpo técnico y el club no contaban conmigo de la misma manera y en esas condiciones tampoco iba a quedarme. Tras la decisión, pues todo ha salido bien, ¿verdad?

Tras un comienzo extraño, ¿qué objetivo se plantean?

Pienso que no es cuestión de ponernos objetivos, sino de buscar hacerlo bien en el próximo partido y si en febrero tenemos opciones de jugar la copa, plantearnos un objetivo real. Ahora debemos pensar partido a partido.


Pero a nivel personal supongo que está contenta, ha comenzado muy fuerte...

Por supuesto, a nivel personal estoy contenta y a nivel grupal, el equipo es una maravilla, así como el cuerpo técnico. 
Es verdad que esta alegría está matizada por los resultados, porque soy muy competitiva. Si no, no me hubiera marchado de casa a los 18 años.

Repasando su carrera, destaca su paso por el Atlético de Madrid, ¿supone el punto más alto de su carrera?

Puede ser, además pasé bastante tiempo allí y he tenido ocasión de alcanzar diferentes logros. No obstante, todos los equipos de los que he formado parte han sido especiales para mí, ya que me han aportado algo. Para lo bueno y para lo malo se aprende de todas las experiencias.
Con el Atlético de Madrid conseguí cumplir uno de mis sueños, que era jugar un Mundial, así como la Eurocopa y disputar la Champions. A esto le sumamos un título de liga y otro de copa, pues la verdad que he conseguido todo lo que buscaba.

Hablando de la selección, ¿es un capítulo cerrado?

Yo no lo he cerrado, pero porque pienso que soy bastante ingenua. Creo que no me va a volver a convocar Jorge Vilda y no tengo claras las razones.  
Quizás la edad o por ser una de las que más se significó cuando escribimos la carta tras la Copa Mundial... Por mi parte, como digo, sigo teniendo la esperanza de volver y me encantaría, porque siempre ha sido lo que más me ha gustado, pero siendo realista es imposible, ya que se tendrían que lesionar el 90 por ciento de las jugadoras para ser citada...

A lo largo de todos estos años ha sido una jugadora muy importante en el campeonato, en la selección... ¿Se considera una precursora en la modalidad?

Más que precursora, siento que tengo una responsabilidad, en cuanto a ayudar a las próximas generaciones, ya que son muchos años en los que he sido testigo del lento progreso de la modalidad.
Nosotras, me refiero a mi generación, hemos pecado de tomarnos el fútbol como un hobby, más que como un trabajo y esto nos ha costado no llegar fácilmente a las instituciones y a los grandes clubes. 
Ahora hemos llegado a ser profesionales y lo hemos logrado gracias a las compañeras que hemos ido trabajando hasta ahora.

Si, realmente es muy activa en esta concienciación, incluso la hemos visto impartiendo conferencias...

Siempre que puedo me gusta hablar en público, sobre todo con los niños pequeños ya que considero que es muy importante abordar estas cuestiones en el contexto de la educación.
Es el momento de inculcar y concienciar a las nuevas generaciones la idea de que si las niñas quieren jugar el fútbol, que puedan hacerlo.
Por ejemplo, hace poco puede ver en un "superprograma de televisión" a un chico de Málaga (lamentablemente andaluz) comentar que esperaba que su hija no hiciera un deporte de hombres, sino hacer algo así como ballet o a gimnasia rítmica, por ejemplo.
Me hubiera gustado tenerlo delante en una de mis charlas y si es capaz de expresarse, pues poder rebatirlo. 

En cualquier caso como dice, hemos avanzado, en el sentido que por ejemplo disfrutamos de una liga profesional que, por ejemplo, para mi generación era algo impensable...

Sin embargo, yo siempre lo he creído. Por ejemplo, en mi barrio siempre jugué con los chicos, y nunca tuve ningún problema. Lo que hemos avanzado, lo hemos conseguido, pensando que podíamos lograrlo. 
Personalmente no me ha sido difícil llegar a ser profesional, aunque es verdad que he escuchado muchos insultos en las primeras etapas, sobre todo por parte de los padres de los niños con los que competía, sin embargo los chicos me interpretaban con normalidad.
Más imágenes de la entrevista en Andsalcor.