16/5/17

Bruno Baltazar: "Quiero ser cada vez un mejor entrenador"

Entrevista exclusiva a Bruno Baltazar, actualmente técnico de AEL de Limassol  cuarto clasificado en la A Kategoria, la primera división de Chipre.


Bruno Baltazar ha tenido una temporada intensa, ya que si la ha terminado celebrando el éxito que ha supuesto para AEL de Limassol clasificarse para la Europa League, también tuvo un complicado paso por SC Olhanense, en la Segunda Liga portuguesa.

Pese a su juventud, Bruno Baltazar está firmando una carrera interesante, ya que si bien en Portugal, además del club algarvio, ha dirigido a equipos como Atlético CP y Casa Pía, en el extranjero ha formado parte de El Jaish SC de Catar y de la selección de Filipinas, antes de llegar a Chipre. 

Como vemos, son destinos valientes, y como muestra podemos detenernos en la temporada 2016-17, cuando asumió dos retos muy complicados, el salvar del descenso a SC Olhanense (club al que pese a todo pudo cambiarle la cara) y devolver al AEL a Europa, dos decisiones difíciles de tomar.

Sin duda, se trata de un técnico a seguir muy de cerca, a continuación les dejo con la entrevista:

Termina la temporada cumpliendo el objetivo propuesto de AEL de Limassol, pero también ha tenido una experiencia ingrata en SC Olhanense, ¿qué balance puede hacer de la temporada?

El balance en SC Olhanense no puede ser positivo, ya que el club terminó descendiendo de división, a pesar de que mi contribución es de trece puntos en trece partidos.
Esta puntuación nos aproximó a nuestros competidores, pero llegó un momento en el que me sentí impotente a la hora de revertir la situación.
Sin embargo, en AEL la situación es bastante positiva, ya que llegué al equipo fuera de las plazas de Europa y a dos puntos de Omonia, que estaba en el cuarto lugar.
Después de 7 partidos hicimos 11 puntos y garantizamos el cuarto lugar y, por tanto, hemos accedido a Europa tres años después. Como no puede ser de otra manera, me siento feliz por el objetivo logrado. 
No puede decirse que en SC Olhanense hiciera un mal papel, no me explico su salida del equipo...
La verdad es que me encontré una situación muy complicada y busqué de inmediato una recuperación. Los jugadores se mostraron de una manera fantástica y en un primer momento logramos doce puntos en seis partidos. 
Posteriormente en diciembre tuvimos varias ausencias de jugadores por varios motivos y los problemas se agravaron. Tomé la decisión de salir porque pensé que no conseguía ser la solución a los problemas del equipo y por respeto al club y al presidente.
Me dejó una mala sensación el no resolver la situación, pero tengo la conciencia tranquila por haber dado lo mejor de mí para buscar la salvación del equipo. Infelizmente no fue posible. 
Teniendo en cuenta su experiencia en Portugal y en Chipre, ¿puede comparar ambos destinos?
En Chipre la situación económica empeoró en los últimos años durante la crisis, pero existen algunos equipos que todavía pagan buenos salarios, en comparación con Portugal. 
Aquí la situación en términos económicos es más estable, ya que los equipos optaron por bajar los presupuestos de los equipos para poder cumplir con los compromisos. 
Esta medida la están empezando a aplicar en Chipre para pagar todos los sueldos.
A lo largo de su carrera ha trabajado en Filipinas, Catar, Chipre.... ¿De qué manera elige sus destinos?
La decisión es ponderada y decidida teniendo en cuenta diferentes factores. Depende del momento profesional en el que estoy, del proyecto deportivo, financiero... Entonces, lo hablamos en familia, ya que cuando surgen las oportunidades todos los elementos tienen peso. 
Soy muy cuidadoso en la gestión de mi carrera, ya que no busco simplemente estar en activo, ya que quiero trabajar, aprender, evolucionar y ser cada día mejor entrenador. Por esto, valoro mucho la decisión de elegir un nuevo proyecto.