12/6/16

Serginho: "Es un orgullo volver a Santa Clara"

Entrevista exclusiva a Serginho, guardameta procedente de Gil Vicente que vuelve a Santa Clara, la que fue su casa durante dos temporadas.



Santa Clara sigue moviéndose en el mercado de manera brillante, y a la renovación de Clemente se le han sumado fichajes como el de João Reis (procedente de GD Chaves) y Diogo Ribeiro (de SC Covilhã) y la vuelta de Serginho (Gil Vicente).

En Barcelós, Serginho ha vuelto a refrendar su papel como uno de los mejores guardametas portugueses del momento, siendo capaz de firmar 52 partidos oficiales, todos los correspondientes a la Ledman Liga Pro, además de ser protagonista en la Taça de Portugal, competición en la que Gil Vicente alcanzó las semifinales tras eliminar a equipos como CD Tondela, Nacional o Portimonense.

Por lo tanto, en poco tiempo comenzará su tercer año en Santa Clara, tras jugar en las Azores en 2013-14 y 2014-15. Con 33 años su carrera se encuentra en uno de sus momentos más óptimos. Y es que tras jugar cinco temporadas en las filas de Vitória SC, y representar a SC Covilhã y Portimonense, ha sido capaz de disputar 180 partidos oficiales en los últimos cuatro cursos, 43 con Arouca, 44 y 41 con Santa Clara y 52 con Gil Vicente.

A continuación les dejo con sus palabras:

Va a comenzar su tercera temporada en Santa Clara, ¿qué le hizo decidirse por su vuelta a San Miguel?

Se trata de un club que conozco bastante bien, donde como dice tuve el privilegio de jugar dos años. La verdad es que ofrece buenas condiciones de trabajo y, por encima de todo, una gran tranquilidad y bienestar. Es un gran orgullo volver. Allí tengo muchos amigos y el cariño de los aficionados azocrianos,  

Además llega en un buen momento, tras una enorme temporada en Gil Vicente...

Fue una temporada muy positiva en la que fue "totalista" en la liga además de alcanzar las semifinales de la Taça. Jugué más de cincuenta partidos, en lo que es un número que lo explica casi todo. 

¿Qué balance hace de su paso por Barcelós?

La verdad es que Gil Vicente es un equipo que ofrece grandes condiciones de trabajo y que es un histórico en Portugal. Fue un fortuna trabajar con los excelentes profesionales con los que compartí mi labor, desde el técnico de equipamientos, hasta la dirección, pasando por los fisioterapeutas y los jugadores. También quiero acordarme de los aficionados, que siempre apoyaron al equipo. Mi deseo es que lleguen muchos éxitos al club y a todas las personas que forman parte de él.