3/3/16

Arthuro Bernhardt: "Volvería a fichar por el Recreativo"

Arthuro Bernhardt, delantero brasileño ex jugador de Estoril Praia, está teniendo una experiencia de lo más intensa en el Recreativo de Huelva.



Tras jugar en el Racing de Santander, Sporting de Gijón, Alavés, Córdoba y Celta de Vigo, Arthuro Henrique Bernhardt volvía España seis años después para enrolarse en las filas del Recreativo de Huelva, el equipo más antiguo del país.

Proveniente de Estoril Praia, Arthuro no está viviendo una temporada sencilla, en ninguno de los niveles posibles, en el Recreativo, una vez que el equipo andaluz marcha en la 14ª posición del Grupo Cuarto de la Segunda B, con una ventaja algo corta con las posiciones de descenso.

Máximo goleador del "Recre", sin duda es un delantero de nivel reconocido, seguramente de los más importantes de la categoría.

De hecho hace unos días, se refería a la situación en Facebook con una metáfora muy clara:

"Pocos saben pero mi sueño es escalar el Everest y mira que casualidad, lo tengo justo en frente".

Autor de 12 goles en la temporada 2013-14 con el União de Madeira en apenas 20 partidos oficiales, el delantero no se esconde y se refiere a la situación del club nítidamente:

Seguramente al llegar al Recreativo no podría imaginar las dificultades que han ido surgiendo, sabiéndolo, ¿volvería a venir a jugar a Huelva?

Si pudiéramos volver atrás en el tiempo haríamos tantas cosas diferentes... Pero lo bonito de la vida es ser siempre fiel a tus decisiones y saber que al final todo tiene un razón de ser. 

Hoy me encuentro en una situación en la que jamás pensé pasaría en mi vida profesional y personal, pero analizándola fríamente todo son experiencias y aprendizajes. Visto la camiseta del equipo con más historia de España, tengo el cariño de la gente, los compañeros de vestuarios son seres humanos fenomenales y me permiten aprender cada día...

Entonces puedo responder a tu pregunta y digo que sí, que volvería una y otra vez a vestirme con esta camiseta y tener el privilegio de jugar en el Nuevo Colombino, donde se respira el fútbol de verdad.