29/12/15

André Castro supera los 150 partidos oficiales desde 2011

Desde su cesión al Sporting de Gijón, a mediados de la temporada 2010-11, André Castro ha superado la marca de 150 partidos oficiales, entre los disputados con el equipo asturiano, con el FC Porto y con su actual club, el Kasimpasa de Estambul.



En torno a la navidad de 2011, André Castro materializó una difícil decisión, ya que dejó un apacible destino en un histórico FC Porto que coronó la temporada con un multicampeonato (conquistando la Supertaça Cándido de Oliveira, la Liga. la Copa de Portugal y la Europa League) para luchar por evitar el descenso del Sporting de Gijón en España.

La apuesta resultó ganadora, ya que desde entonces su carrera tomó un impulso tal que, tras una temporada y media en la Liga española, regresó a FC Porto para ganar una nueva liga portuguesa, esta vez a las órdenes de Vítor Pereira, disputando 25 partidos oficiales en el curso 2012-13.

Además, la experiencia comenzaba de una manera especialmente emotiva, dedicando el primer trofeo de la etapa a la figura de Manolo Preciado, su primer técnico en España.

A comienzos del curso siguiente, el ex    jugador de Olhanense, sorprendió a muchos asumiendo, de nuevo, un reto complicado, una vez que recaló en la Super Lig de Turquía, en las filas del Kasimpasa, un equipo en el que ha sido un fijo desde su llegada,

En dos temporadas y media, Castro ha jugado más de ochenta partidos, una vez que, ha hecho nueve goles por el momento, siendo uno de los centrocampistas más destacados de la liga turca, Kasimpasa ocupa la cuarta posición.

Sin problemas para enfrentarse cada semana a hombres como Raul Meireles, Mehmet Topal, Wesley Sneijder o Stéphane M'Bia, su juego ha ido evolucionando, de manera que, podemos definirlo como un "box to box", cada vez más fuerte en defensa y que mantiene toda la llegada de sus primeros años en Portugal.

Vencedor de 10 trofeos oficiales, en estos más de 150 partidos destaca el hecho de que solamente haya sido expulsado una vez, a servicio de FC Porto en 2012.