29/11/15

Diogo Fonseca: "Todos los sacrificios han valido la pena"

Con 30 años, Diego Fonseca es un jugador que nunca pasaría desapercibido, en ninguna categoría, en ningún club, en ningún país. 


Con experiencia en todas la categorías del fútbol portugués, en España (en el Granada y el Mallorca) y en el Brasov de Rumanía, Diego Fonseca es uno de los atacantes más completos de la II Liga de Portugal, categoría que disputa con Académico de Viseu, club dispuesto a luchar por el ascenso. 

Buen rematador, muy luchador, su complexión fuerte engaña, ya que es un jugador con recursos técnicos. A los 30 años, está en un momento idóneo para volver a dar un salto en su recorrido profesional, a continuación les dejo con la entrevista:

Son casi 15 temporadas como profesional, una vez que su estreno le llegó con 17 años, ¿que balance hace de su carrera hasta el momento?

Es verdad, ya van 14 cursos, ya que empece muy joven ascendiendo al primer equipo del Santa Clara, que en su momento militaba en la Primera División con un plantel lleno de jugadores con mucha experiencia.

En su momento casi nadie creía que sería posible pero siempre soñé en ser profesional de fútbol y desde muy joven he trabajado el cuerpo y la mente para conseguir ese objetivo. Como todo en la vida, esta carrera ha tenido momentos bonitos y malos también.

¿Y cual es el momento actual?

Actualmente he abrazado un nuevo desafío firmando contrato con el Académico de Viseu , un club histórico de Portugal, donde estoy muy a gusto y determinado en hacer una buena campaña para ayudar al club a conseguir alcanzar sus objetivos. 

He encontrado a un club con mucha historia, un equipo con jugadores con mucha experiencia y un staff técnico muy ambicioso, perfeccionista y con la mentalidad ganadora que cualquier equipo necesita.

He ido mejorando partido a partido y cada vez más cómodo con mis compañeros de equipo y con lo que el entrenador pide para el entreno y partido. Infelizmente las lesiones también hacen parte del fútbol, he sufrido recientemente una. 

El objetivo que me planteo es que el equipo continúe y mejore la campaña que está haciendo en la Liga siempre mirando a los lugares arriba en la tabla.

Comentamos que han sido ya 14 temporadas pero, ¿con qué momento se queda?

Al largo de 14 años de fútbol profesional, como había dicho antes, he tenido momentos bonitos y momentos malos, como soy un tipo que siempre piensa positivo, me quedo con lo mejor que me ha pasado durante todo ese tiempo. 

He tenido la felicidad de ser entrenado por hombres de reconociendo internacional, de jugar en clubes históricos de la Primera División, ascendido a Primera División, disputado finales de la Copa y Supercopa Portuguesa, participado en la Copa UEFA.

Jugué en el extranjero que siempre ha sido una ambición mía y he representado la selección en las categorías sub- 19, 20 y 21 que es el sueño de cualquier futbolista. 

De todos esos momentos preciosos que guardo quizás el primer gol como profesional sea el recuerdo que más que marca por todo el simbolismo que tiene y también haber jugado en los antiguos Estadio da Luz y Antas delante de más de 50.000 personas donde ahí, un hombre se siente un futbolista de verdad. Me había acostumbrado a mirar los partidos por la tele desde niño y a decir para mí mismo que un día estaría allí jugando.

También habrán sido muchos sacrificios, ¿verdad?

Para llegar a ser profesional de fútbol he tenido que hacer muchos sacrificios, de otra manera no habría sido posible. Tengo la suerte de tener a una familia y amigos que siempre me han apoyado y estado a mi lado, pero fue a ellos a quienes tuve que sacrificar desde muy joven para recorrer todo ese camino hasta hoy. 


Desde chico, muchas veces no he podido estar con mis amigos, tenía que ir a dormir temprano porque la mañana siguiente tenía partido, por ejemplo.

Me acuerdo también en mi último año de formación en pleno verano en vez de acompañar a mis amigos a la playa y divertirme durante mis vacaciones como cualquier joven hace en esa edad, me iba por la mañana y por la tarde a correr sólo por las calles de Ponta Delgada para estar bien físicamente y listo para una hipotética llamada al equipo senior del Santa Clara. 

Con 19 años lo dejé todo y me embarqué en el desafío de Vitoria de Setubal, hasta hoy que estoy fuera de Azores, lejos de mi casa. He sacrificado y perdido muchos momentos con mi gente durante 11 años para hacer carrera en el fútbol y alimentar ese sueño que siempre he tenido, ese ha sido el mayor sacrificio de todos.

Gracias al fútbol aprendí muchas cosas, he crecido no solamente como jugador pero también como hombre y sé que los míos están orgullosos de mí. Y después de todo, estoy feliz y siento que todo ha valido la pena.

¿Cómo piensa que ha evolucionado el fútbol en esta década y media?

Mi opinión es que actualmente como el fútbol se ha vuelto un negocio puro y duro y para que uno llegue o se mantenga en el primer nivel, hace falta más que sólo trabajo, calidad y resultados

Es correcto que la estadística individual es parte fundamental para la valorar el futbolista del fútbol moderno y especialmente los delanteros que viven de números, de los goles. No he sido un delantero que hiciera muchos goles por temporada pero mi trabajo y calidad siempre ha sido reconocida por quienes he compartido trabajo, ya que juego y entreno al mejor nivel. Me quedo con la opinión de ellos.

Me identifico como un jugador con unas características muy específicas para un estilo de juego, estilo ese que especialmente en la Primera División, donde ha cambiado mucho y donde casi todos los equipos optan por un juego con mucha movilidad en el ataque. 

Me toca seguir mejorando y aprendiendo para acompañar esa evolución del fútbol moderno, volver de nuevo a la Primera División, aquí o en otro país, que es algo que no me quita el sueño. Lo seguiré buscando, pero entendiendo ahora, en un momento de madurez, que en el fútbol no te basta solamente trabajo y dedicación.

¿Qué sueños le faltan por cumplir?

Ambicioso como soy, hasta el final de mi carrera intentaré mejorar todos aspectos, con 30 años me siento mucho mejor mental, física y técnicamente, siempre cuidé de mi cuerpo y he sido protegido por las lesiones por lo que estoy para durar y seguir fuerte cada día, cada entreno y cada partido. Por ahora, represento el Académico de Viseu y estoy 200% centrado en hacer una buena campaña individual y colectiva.

Tengo ese deseo personal de emigrar de nuevo, sí posible probar un país diferente fuera del continente Europeo, eso traería otra estabilidad económica para mi familia y sería una aventura más para mi currículo y mi futuro libro relleno de historias y peripecias un poco por todo el planeta.