4/1/15

Lázaro Oliveira: "Los equipos deben ser dirigidos con pragmatismo y responsabilidad"

Entrevista a Lázaro Oliveira, técnico con experiencia en equipos como Estrela Amadora, Portimonense o Alético CP y que en su época de jugador disputó la Copa de África de 1998 con Angola.



Mediocampista, Lázaro Oliveira fue profesional desde finales de la década de los 80, llegando a ser internacional con Angola (y a disputar la Copa de África de 1998) y jugando en equipos como Louletano, Estoril Praia y Penafiel, 

Pero, con 12 temporadas en el equipo (como entrenador principal, adjunto o jugador), la carrera de Lázaro Oliveira está muy vinculada a la historia de Estrela Amadora.

De hecho, estuvo presente en los dos momentos fundamentales. Fue campeón de la Taça de Portugal, al vencer a Farense (2-0) en la temporada 1989-90, en el que supone el mayor éxito deportivo en la historia del club. Incluso, Lázaro fue el último entrenador de un Estrela Amadora en primera división, justo antes del descenso administrativo (2008-09, siendo undécimo en el campeonato) que, a la postre, llevó al club a su desaparición en marzo de 2011.

Más recientemente, entrenó a Penafiel y tuvo una exitosa experiencia en el banquillo de Portimonense, llevando a los algarvios a luchar por el ascenso y dejando una huella importante.

A continuación, les dejo con la entrevista:

En el último banquillo que ocupó, Portimonense, hizo un trabajo más brillante pero, ¿en qué momento se encuentra su carrera?

Espero con serenidad y expectativa la oportunidad de volver a entrenar en un proyecto con condiciones en el que pueda demostrar mi ambición y capacidad de trabajo. Ahora me mantengo actualizado viendo partidos, siguiendo a equipos y jugadores. 

En su historial destaca su larga etapa en Estrela Amadora, ¿cómo recuerda la experiencia? 

Guardo excelentes recuerdos. Como jugador tuve el privilegio de compartir vestuario con grandes jugadores y de ser orientado por técnicos importantes como Fernando Santos o Jorge Jesus,que me ayudaron en mi crecimiento como hombre y como jugador. 

Como técnico, tuve la oportunidad de trabajar con profesionales de mucha calidad en un contexto extremadamente difícil, consiguiendo superar sus limites. Y es que los problemas financieros eran recurrentes en los últimos años y el descenso decretado por la LPFP por incumplimiento salarial fue el comienzo del fin.

En este punto, estoy convencido que los clubes deben ser dirigidos con pragmatismo y responsabilidad, no desde el corazón y la emoción. 

Ha vivido como jugador y técnico un momento de expansión del fútbol portugués, ¿cómo valora su evolución en los últimos años?

Hubo un desarrollo en la calidad del juego, en la organización táctica y en la competitividad de los equipos. además, hay un reconocimiento mayor, más allá de nuestras fronteras, del valor de nuestros profesionales. 

A modo de balance. ¿cuales han sido los puntos más altos de su carrera?

Como jugador destaco un ascenso a la Primeira Liga con Estrela Amadora, en el último minuto del último juego, con las consecuentes emociones generadas por este lance, en la temporada 2002/03. 

Como entrenador, destaco la forma de dirigir un grupo de profesionales en condiciones muy adversas, siendo una lección de vida para lo que fue mi futuro.